EL CERDO CAPITALISTA es el blog de un Santiago de Balvanera (Buenos Aires). De derecha en lo económico y de izquierda en lo social, aquí online desde marzo del 2008. Luchando contra la gilada y tratando de educar financieramente a las clases medias.

Ver todos los posts del cerdo Si es fácil, no es negocio

¡Buscá un post!

Simplificación 2018: Especificar, focalizar y automatizar (parte de) la vida

En relación a una “nueva” regla que me quiero auto-imponer en este 2018 (que leí en algún libro este año, pero no me acuerdo en cuál), me acordé que el otro día me dijeron algo que me causó gracia: "¡Tenés una regla para todo! ¿No creés en el libre albedrío?". Salí de la conversación como un campeón, pero para mí no tiene mucho sentido ese razonamiento. ¡Soy fan del libre albedrío! ¡Justamente! Tengo reglas porque no quiero gastar mi limitada energía en decisiones banales que no aumentarán ni disminuirán mi felicidad agregada. Por eso, en un restaurante desconocido me pido el plato (o menú) del día, la pizza es mitad calabresa mitad provolone, los jeans son Levys y las camisas Zara. Buen, cuestión… haciendo honor a mi rol de pone-reglas, en este 2018, quiero laburar sobre el foco y la automatización (en 2017 fue un éxito en especificación). ¿De qué joraca hablo? De tres "claves" para sacar adelante cualquier proyecto (o parte de la vida misma en sí), a saber:


Especificar: ¿Qué joraca queremos lograr? ¿Cuál es nuestra “meta”? ¿Qué camino, con sentido y disfrute en el medio, tiene sentido recorrer para acercarnos a la “meta”? ¿Cuánta tarasca, cuánto tiempo o qué tipo de conexiones necesitamos para llegar ahí, o para empezar a recorrer ese camino? (ese primer pasito, superador del cagazo previo). Parece fácil, pero es alto quilombo. ¡Definir nuestro objetivo por escrito es clave! En esta época de “posibilidades infinitas”, “negocios sin techo” y otras mersadas utópicas inspiradas en las religiones; tener un propósito PRECISO vale muchísimo más que antes. A mí me ha costado horrores empezar a definir eso de forma masomenos clara. ¡Creo, ahora sí, tenerlo definido!

Focalizar: Dejar de hacer mil cosas sin sentido. En general, cuando uno arranca a laburar en algo nuevo, aparecen mil millones de tareas falopa consumidoras de energía personal y recursos económicos. No tiene sentido hacer mil cosas masomenos. Tiene sentido hacer una cosa BIEN. Es jodidísimo saber cuál es “esa” cosa. Allí está la magia. Después, el resto, es fácil.

Automatizar: Tercerizar todo lo que se pueda tercerizar (si es con costo variable, muchísimo mejor; dado no necesitaremos un pilón de tarasca para arrancar). Contratar asistentes virtuales por hora. Contratar a alguien que nos ayude a cocinar. Dejar de ir al súper y usar un fascinante copy-paste mensual (para ni pensar el pedido) en algún sitio tipo “Coto Virtual” (aguante Alfredo). Comprarse un robotito que nos ayude en la limpieza diaria (sin siquiera tener que decidir cuándo ponerlo a laburar).

¿Qué opinan del foco+automatización vs el agotamiento del ego?




4 comentarios:

Leonidas dijo...

Como dijera Lennon, life is what happens while you are busy making other plans

Anónimo dijo...

Como carne, al horno. Hago crossfit. COmpro Bitcoin. Me visto con el mismo jean, tengo 7 remeras.

Mariano dijo...

Muy buena reflexión sobre la optimización del tiempo en la cosas importantes. Ando con un proyecto nuevo dando vueltas, voy a aplicar alguno de tus tips!

Belén Perea dijo...

Sin duda Automatización sería una de las cosas que se necesitan mas en la vida