El Cerdo Capitalista es el blog personal de Santiago Magnin, online desde Marzo del '08.

Ver todos los posts del cerdo Mi laburo

¡Buscá un post!

Notables en notables, coaching entre amigos

Una vez cada dos semanas, lideramos con mi amigo Tito Mazza (blogger del glorioso "Economía de todos y para todos") una juntada entre amigos (pocos: nunca más de 4) a la cual dimos en llamar “notables en notables” (mentes “notables” en bares notables porteños).

Somos como nuestro propio “Board of Advisors". Nos ayudamos mutuamente a mantenernos enfocados. El rol de cada uno es un poco animador (onda “cheerleader”) y un poco supervisor (onda “sacate la gorra, gato”).

Es importantísimo ponerse objetivos, pero es contra-producente contarle a todo el mundo cuáles son esos objetivos. ¿Por qué? Porque andar contando por ahí tus objetivos te proporciona un puchito de la felicidad que te proporcionaría CUMPLIR ese objetivo, por lo que engañás y confundís a tu cerebro premiándolo solo por ponerse el objetivo (y no por cumplirlo).

Sobre los objetivos que nos ponemos, éstos han de ser:

  • Específicos
  • Creíbles (sólo para vos)
  • Desafiantes (no algo que logres en status quo sin hacer nada diferente)

La filosofía que rodea estos encuentros es que una meta es un sueño con un deadline (y, si el sueño es cuantificable, ¡también cuantificado!).

Este laburo medio terapéutico, medio policía tiene como objetivo último encontrar “la pasión” de cada uno (y cómo materializar una vida basada en esa pasión). Si viene un amigo que disfruta de tocar la guitarra, el desafío es ver cómo puede vivir de tocar la guitarra. Si viene un amigo que quiere emprender un startup tecnológico, el desafío es ver cómo renuncia a su laburo y se dedica a lo que quiere sin morir de hambre en el intento. Si viene un amigo que quiere recorrer el mundo de mochilero, el desafío también es ver cómo materializarlo.

De estas gloriosas juntadas, empezó a surgir una “teoría de la felicidad en el laburo” (que, en general, es lo que más horas se lleva de nuestras vidas… sin lugar a dudas de Lun a Vie). Empezando por preguntarnos QUÉ nos motiva (no necesariamente en términos de laburo), en grupos de gente diversa, empezamos a dilucidar el por qué de nuestras metas u objetivos. Si un amigo se quiere ir a vivir al exterior, ¿por qué se quiere ir del país? Si un amigo siente que toca poco la guitarra, ¿por qué quiere tocar más la guitarra? De esta ensalada, empezamos a notar drivers bastante genéricos entre personas no muy genéricas.


Los drivers, que por ahora encontramos en “Notables en Notables”, para motivar a alguien a la acción son varios, siendo cada persona una combineta de varios drivers (en un porcentaje distinto). Los drivers son:

  1. Orgullo (el carpintero que, al terminar cada una de sus obras/muebles, siente una llama interna poderosa, un enamoramiento platónico con su obra)
  2. Significado / Trascendencia (el empresario que labura a lo esclavo porque cree que está cambiando el mundo, que está haciendo algo que va a "trascender"). Contra-ejemplo: El castigo de Sísifo o el experimento de los LEGOS de Dan Ariely. Si a una tarea se le saca al 100% la percepción de "significado", se la transforma en algo imposible de disfrutar (si disfrutás jugar con LEGOS y, sin embargo, ves que estás construyendo cosas "al pedo", ¡eso te quita el disfrute!).
  3. Camaradería (el rockero medio-pelo de 40 años que no le gusta la música sino pasar todo el día tomando birra con sus amigos, el pibe de 30 que abre un hostel para estar con gente copada todo el día, el empleado público de la ANSES que disfruta su día a día laboral casi en exclusivo gracias al mate diario con sus buenos colegas)
  4. Reputación (el profesional que quiere ser visto como el que sabe de tal rubro, el gasista orgulloso de su profesión que quiere ser reconocido como el especialista más especialista, etc.)
  5. Sentido de propósito: Tiene que ver con el Logro (el montañista que escala terrible montaña sufriendo todo el camino... una experiencia 100% de mierda, pura y exclusivamente para lograr algo que a nadie le interesa más que a sí mismo: ¡lograr el objetivo de llegar a la cima!). A alguien que le motiva mucho esto, nunca empezaría algo donde sabe que no puede llegar al Logro (por ejemplo, ¡al 90% de la montaña!)…
  6. Ayudar al mundo (el que labura full time gratis para Greenpeace)
  7. Guita (un broker que cree que toda la magia de la ingeniería financiera no le agrega valor a la sociedad en nada, pero igual labura 15hs por día para hacer la mayor cantidad de guita posible)
  8. Libertad (el dueño de un garage que está gerenciado por alguien hábil que lo maneja casi solo): Hacer lo que se te canta con tu tiempo. Poder decidir sobre tu día a día (puede tener que ver con “ser dueño”).
  9. Creación (el escritor que disfruta al terminar cada página): Está científicamente comprobado que las cosas que vos hacés te gustan más que las que comprás hechas. Googleá “IKEA effect”. Tiene que ver con el driver “orgullo”.
  10. Diversión


Es difícil adaptar cada driver a uno, pero se puede. Algunas cosas son difíciles de cuantificar pero capaz se las puede pensar relativamente ("este laburo me va a dar el doble de reputación, la mitad de guita e infinitamente más camaradería que el actual").

Otra cosa a considerar es que la guita puede pisar/reemplazar a otros drivers. Si te motiva mucho el LOGRO, podés ponerte un objetivo competitivo onda "quiero ser el graduado de mi colegio secundario que más guita gane por mes" y ahí estás transformando a la guita en motivación por "sentido de propósito" (logro). Asimismo, la guita también, indirectamente, compra libertad o te puede dar el tiempo para dedicarte a crear en lo que querés crear, o a hacer camaradería en el fulbito’ de los jueves con los pibe’.

Con toda esa coctelera de drivers (que detectamos hasta ahora), lo ideal es armar la propia "ecuación" de qué querés hacer en la mayor parte de tu tiempo (laburo). Yo creo que el mío es algo como: 30% significado, 30% guita, 20% orgullo/creación, 10% libertad, 5% camaradería, 5% diversión. O sea, soy un cerdo capitalista cuya ecuación de motivación tiene 30% guita y 70% no-guita.

Aplicando esta conclusión a mis dos primeros laburos, me saldría algo así:


Me motiva la guita en igual medida que el significado... y esto porque hoy no tengo suficiente guita. Cuando llegue a tener la guita suficiente para vivir de rentas (y elegir qué hacer con mi día a día al 100%), ahí sí muy probablemente baje la variable "guita" a un tercio de lo que es hoy.

De yapa les regalo esta "investigación" relacionada (e inventada y popularizada en la internet de la primera ola) que termina de ilustrar la razón que hay detrás de "Notables en Notables": En 1953 arrancó una investigación social, usando como ratitas de laboratorio a los alumnos de negocios de Yale. Tan sólo se les hizo tres preguntas: 1.- ¿Tenés metas concretas? 2.- ¿Las tenés escritas? 3.- ¿Tenés un plan para cumplirlas? El 84% no tenía metas concretas (sólo querían, entendiblemente, “ser felices” o “pasarla bien”). El 13% tenía metas pero nunca las había bajado a papel. El 3% tenía escrita sus metas. Todos los que tenían escritas sus metas, tenían un plan para alcanzarlas. El 13% que tenía metas (no-escritas) ganaban, en promedio, dos veces más que el 84% de los estudiantes que no tenían metas en absoluto. Mientras tanto, el 3% que había escrito sus metas (y tenía un plan para alcanzarlas) ganaba, en promedio, ¡diez veces más que el otro 97% de los graduados combinados! (delirante diferencia, considerando que ese 97% era profesional y ganaba bien).

3 comentarios:

Carlos Mario Aguero dijo...

Estuve leyendo algunos post en este blog, esta muy bueno che!
Habia visto otros blogs del estilo pero en ingles como el de Ramit Sethi que capaz lo conozcas. Te felicito, espero que sigas asi, muy buen contenido.

Tito Mazza dijo...

Notables en Notables es lo mejor que me pasó desde que leí "Piense y hágase rico" de Napoleon Hill.

Santiago A. Magnin Gómez dijo...

¿"Piense y hágase rico" de Napoleon Hill ya es de dominio público? En tal caso, podría armar post con libro incluído acá en el glorioso cerdo.co

¿Cómo lo ves tito Mazza?