El Cerdo Capitalista es el blog personal de Santiago Magnin, online desde Marzo del '08.

Ver todos los posts del cerdo Mi laburo

¡Buscá un post!

¿Irse de vacaciones o cambiar las viejas aberturas de tu casa?

Muchas veces confundimos activo con consumo, o inversión con gasto, como si fueran la misma cosa. Eso me indigna. Y me indigna recurrentemente (acá post de hace nueve años atrás -2008- al respecto y aquí otro de hace tres -2014-).

Tu casa, tus muebles, tu tele, tus cuadros, tu auto, el pagaré de tu cliente, tus ventanas, el piso de parquet de tu depto y la pintura de las paredes de tu habitación son activos. Es decir, son recursos/bienes que tenés en la mano o derechos intangibles que tenés en algún papelito (tipo una deuda a cobrar). Básicamente, tienen algún valor en guita por arriba del cero. Un activo puede ser una buena o mala inversión (sí, hay veces donde se puede saber si una inversión en un activo es mala o buena ANTES de tener el diario del Lunes en la mano).

  • Comprar acciones de Tenaris, obras de arte, un pedacito de un emprendimiento palermitano canchero, bonos del tesoro yankie u oro puede ser una “buena” o “mala” decisión de inversión dependiendo del siempre incierto futuro. Son decisiones que, asociadas a un nivel de riesgo, pueden salirte (personalmente, a vos, en tu particular caso estadísticamente no relevante) muy bien o muy mal. Es como timbear en el casino, pero con la importantísima diferencia de que, acá, hay esperanza matemática positiva. ¿Qué significa? Que, sumando la probabilidad de cada posible evento multiplicado por la frecuencia de esos eventos, el resultado me da ¡por arriba de cero!
  • Por otro lado, comprar una tele es una inversión en un activo que, indudablemente, se depreciará. En la misma categoría de “activos de pésimo rendimiento” también están tu ropa, tus muebles de melamina o tu auto (excepto que sea alguno raro o de colección donde la lógica sea de apreciación y no de depreciación).


Últimamente me viene re-interesando mucho el tema “activo vs. gasto” tanto a nivel personal como a nivel país. Me resulta muy loco que Argentina (y nosotros, los argentos) tratemos por igual a los gastos de consumo que a los activos. Parece dar lo mismo gastar la mitad del presupuesto nacional en jubilaciones y subsidios, que invertirlo en rutas o vías férreas. Siempre que el objetivo ulterior parezca noble (“asignación universal” o “pobreza cero” a nivel país; y “hay que viajar porque te cambia la vida” o “los gustos hay que dárselos en vida” a nivel personal), todos nos ponemos de acuerdo en que es mejor gastar que invertir. ¿Por qué? Una inversión orientada a lograr el mismo objetivo que una “asignación universal” es muchísimo más noble que un subsidio. Una inversión orientada a “pobreza cero” es muchísimo más noble que un subsidio. No me parece mal subsidiar a nivel nacional ni gastar a nivel personal. Me sorprende que no veamos la diferencia entre inversión y gasto.

Además, me indigna el no entendimiento del costo de oportunidad. Este hecho se ve reflejado, por ejemplo, en gente viviendo en una casa de una planta sobre un terreno propio de 225m2 (8,66 x 26m), en distrito C3II, sobre avenida y de FOT libre. Código de planeamiento urbano mediante, el muchachx del ejemplo puede construir un edificio de 24 metros de altura sobre su terreno. En 8 plantas y para hacer al ejemplo simplón, salen 1 local comercial espectacular y 7 departamentos casi iguales a la casa original (bah… varios ¡mucho mejores! -dado, por la altura, tendrían más aire, más luz y escucharían menos al tránsito-).

Vivir en una casa/depto propix de 150m2 cubiertos más un par de patiecitos o jardincitos, en Almagro (el barrio más de clase media de toda la CABA), representa una renta implícita de ~$ 15.000/mes o ~USD 11.000/año. Pasar de eso (sólo) a tener 8 rentas, es pasar a $ 120.000/mes o, lo que es lo mismo, USD 88.000/año. Esto significa que, en el primer año, sumarías un dos ambientes chiquito a tu patrimonio. En el segundo, un dos ambientes grandecito. En el tercero, un tres ambientes… Y así, hasta sumar nuevos edificios en un solo año calendario (interés compuesto mediante).

La pregunta, entonces, es: ¿Me reportarán más beneficio las futuras propiedades sobre mi terreno que el costo (interés) de la deuda que necesitaré para construirlos? Y, si no puedo tomar un palo verde en deuda para construir los ocho pisos, ¿me reportará más beneficio sumar a un inversor a mi terreno, repartiendo los deptos futuros entre ambos, que quedarme sentado sobre mi humilde casa de una planta? La segunda pregunta es muchísimo más fácil de responder que la primera. ¿Por qué? Porque el terreno, como tal, vale un determinado monto en guita HOY, mientras que la tasa de interés a la cual alguien te puede prestar guita (ejemplo #1, donde tomo un pasivo para construir) variará enormemente dependiendo de quién sea el propietario de la casita. El terreno del ejemplo, en Almagro, ronda los usd 600.000 mientras que un depto de una planta de 150m2 cubiertos más un par de patiecitos o jardincitos ronda los usd 200.000. Si 200 lucas verdes, en Almagro, rinden hoy 15 lucas pesos mensuales; dejar sobre la mesa 400 luquitas verdes, representa dejar sobre la mesa 30 lucas pesos mensuales. Muchas familias que viven sobre esta casa metafórica, ¡¡necesitan muchísimo a esos $ 30.000 mensuales para mejorar su estilo de vida!! Esas familias creen que esa plata no existe… PERO SÍ EXISTE… es el costo de oportunidad por elegir vivir en la casita de una planta. ¡Y ese dato es importantísimo! Uno puede ELEGIR vivir en la casa porque le da más felicidad no compartir vivienda con vecinos hinchapelotas o incivilizados (dado quizás uno tiene alto sesgo en creer que todos son inferiores y más molestos que uno). Lo importante es saber que esa decisión significa “prefiero vivir en esta casita con $ 30.000 mensuales menos de ingreso antes que vivir en un depto igual con más luz… para mí vivir acá vale MÁS de $ 30.000 extras mensuales”. Lo loco es que, sospecho, muchos de los que irracionalmente deciden quedarse en la casita, NO saben que están dejando sobre la mesa 30 luquitas mensuales. ¿Qué opináis vosotros?

Volviendo a la diferencia entre inversión y gasto, ¿no les pasa que, en esta sociedad carcomida por el corto plazo instagramero, uno tiene que justificar una inversión a largo plazo si va en contra del “hay que viajar porque te cambia la vida” o “los gustos hay que dárselos en vida”? Pareciera que si uno tiene recursos económicos y no se quiere ir de vacaciones al sudeste asiático, tiene un problema. ¿Por qué? ¡Es obvio, papá! La sociedad te dice que tenés un problema porque “no querés salir de tu zona de confort”. ¡Echale agua!

Se mezclan todo el tiempo los conceptos y creo que es, principalmente, porque, en el corto plazo, no se ve mucho la diferencia entre una buena inversión (con retorno positivo por arriba de inflación e impuestos) y un gasto. ¿Por qué? Por la magia del interés compuesto es calladita y hace su laburo tranquilita sin llamar mucho la atención.


Una de mis conclusiones es que al interés compuesto no le gusta el biri biri ese de salir de la zona de confort. Si vos sos un tipo coherente que va multiplicando su capital al 12% anual compuesto (en moneda fuerte), la sociedad de hoy probablemente te verá como a un tibio que “no se la juega”. El asumir riesgos “medidos” es visto como de alguien que no quiere salir de su zona de confort (digamos, de un cagón). Lo loco es que, si uno se cruza con alguien multiplicando su capital al 12% anual compuesto a sus 20 años de edad, ¡sus resultados serán chiquitísimos! Si se lo cruza a los 30 años, aún serán humildes (dependiendo, obvio, del punto de partida -no es lo mismo arrancar con usd 1.000.000 todos juntos que arrancar con un ahorro mensual de usd 200-). Inclusive a los 40 años nadie le pedirá demasiados consejos (dado, "éste se hace el que sabe mucho, pero aún no tiene ni un palo verde"). En general, como pavotes que somos, omitimos por completo el punto de partida del individuo así como omitimos al denominador de la ecuación. Tendría que haber una alerta en el mundillo emprendedor (y en el tole tole cultural porteño/argento as a whole):

  • Alguien que sale de su zona de confort no es necesariamente un genio.
  • Alguien que prefiere no salir de su zona de confort, no necesariamente es un boludo.
  • No hay correlación entre viveza o felicidad y salida de la zona de confort.

En todos los libros de autoayuda financiera se habla (hasta el hartazgo) del “interés compuesto”. A pesar de ello, ninguno de nosotros termina de entender el concepto (conceptualmente, valga la redundancia)… o, por lo menos, ¡no lo internalizamos!

Si usted ya sabe lo que es el “interés compuesto” o lo está googleando en este momento, saltee este párrafo. Lo que sigue es una explicación básica “for dummies” (para la gilada como uno): La formulita del compuesto dice algo así como que el “Capital Final” (Cn) es igual al “Capital Inicial” (Co) por “(1 + la tasa de interés)” a la “n” (cantidad de períodos). Los períodos van en relación a la tasa: Si pusiste 8% anual (0,08) de tasa en tu cuentita de almacenero, el “n” de la fórmula será la cantidad de años. Si nunca viste este concepto financiero en tu vida, sentate ¡ahora! a hacer cuentas. Las conclusiones son voladoras de cabeza: USD 1000 invertidos al 8% anual por 50 años se transforman en USD 46.901,61. ¿Por qué? Porque Cn =1000*(1+0,08)^50. Si uno tiene la “fórmula mágica” para duplicar su capital año a año y arranca sólo con USD 1000, en 50 años tiene USD 1.125.899.906.842.620.000 (Un trillón ciento veinticinco mil ochocientos noventa y nueve billones novecientos seis mil ochocientos cuarenta y dos millones seiscientos veinte mil). Ese número es aprox. ¡112.000 veces! las reservas internacionales de ¡todos los países del mundo juntos!... que hoy rondan los 10.008.392.000.000 (diez billones ocho mil trescientos noventa y dos millones).*

¿Primera idea que me revolotea en la mente? El que esté jugando un juego donde se pretenda duplicar el capital año a año es un delirante. El que ya ganó un juego donde se duplicó el capital año a año por varios años, y lo sigue jugando, ¡es aún más delirante que el primero! Ya se dijo varias veces en esta bitácora, pero vale la pena repetirlo: El mejor inversor de la historia de la humanidad logró un ~28% anual compuesto por ~67 años seguidos a base de diferenciar valor y precio (algo puede tener mucho valor intrínseco y, dada la irracionalidad del mercado, puede estar priceado MUY por debajo de su valor).

Hace unos meses que estoy leyendo las 52 cartas a los inversores que Warren Buffett (el rey del interés compuesto) le ha escrito a los inversores de Berkshire Hathaway (desde 1965 a la fecha). El tipo es crack: Desde el año 1 (cuando tenía 34 años y ya era groso), se nota la comprensión súper intuitiva que tiene del interés compuesto. Un simple mortal como yo tiene que racionalizarlo. No me sale así nomás como naturalmente. ¡Tengo que pensar! El amigo Buffett, no. Le hablás de un peso hoy y él ya se imagina un peso multiplicado por 1 + la tasa de interés elevado a, mínimo, 50 años (en sus cartas de la década del 60, ya menciona al año 2020… ¡eso es visión carajo!).

Perdón. Me fui al joraca nuevamente. Disculpen el biri biri (segunda vez que uso esta frase en el post… ¡e’ mágica!). Hace más de 3 meses que no divagaba en “El Cerdo Capitalista”®. Volvamos, por segunda vez (tras atravesar varias tangentes arboladas), a la diferencia entre inversión y gasto tratando de concluir algo: Irse de vacaciones es un gasto en consumo y cambiar las aberturas es una inversión en un activo que, encima, tiene un lindo ROI (% de retorno sobre tu inversión). Re-invertido, interés compuesto mediante, la segunda opción se puede convertir en cientos de aberturas nuevas. Si, encima, la vida nos sonríe y nos permite apalancarnos en deuda barata (con tasa inferior a ese ROI), nuestro impacto económico en el mundo crecerá aún más aceleradamente (dado el “ROC” -retorno sobre NUESTRO capital- se despegará del “ROI” -retorno sobre toda la inversión, es decir, capital más deuda juntitos-).

Por lo tanto, la decisión entre irse de vacaciones o cambiar las viejas aberturas de tu casa no tiene mucho sentido. Tendría más sentido decidir entre irse de vacaciones lejos o ir más seguido a Starbucks e irse de vacaciones cerca. También lo tendría decidir entre cambiar las aberturas o pulir-plastificar el piso. Mezclar, en una sola decisión, consumo o inversión no debiera pasar. ¿Por qué? Porque, en el mundo ideal, debiéramos pre-establecer (en Enero de cada año, ponele) el nivel de ahorro que querremos alcanzar (y el ahorro es transformar sueldo, honorarios, dividendos o rentas en ¡activos!... gastar, del otro lado, es transformar esos ingresos en consumo).

Otra falacia es creer que “ahorrar” es transformar sueldo en plazo fijo o sueldo en acciones o sueldo en bonos del tesoro (argento o yankie). Esas no son las únicas opciones de ahorro. Pulir el piso de tu casa ¡es una inversión y no un gasto! (dado le agregará valor a tu propiedad, a pesar de que, año a año, ese valor se irá “desgastando” -amortizando, cual maquinaria-).

Sobre tooodo este mejunje, me intriga el cómo hacer para “componer” la renta de inversiones no tan fácilmente “componibles” (¿existe la palabra?), como por ejemplo, las inversiones inmobiliarias en pequeña escala (si uno compra un departamentito, la renta mensual es chiquita y, para lograr la magia del interés compuesto, ha de sacar esa renta y re-invertirla en algo de riesgo y rentabilidad estimadas similares pero que acepte entrar con tan sólo, digamos, usd 500). ¿Cómo harían ustedes para transformar inversiones difíciles de “componer” en inversiones fáciles de “componer”? Después de tanto abandono al Cerdo, ¡quiero volver a escucharlos estimadísimos internautas! :)


* Guarda que lo que los yankies llaman “billion” para nosotros es “mil millones” y nuestro “billón” para los yankies es un “trillion” (y así).

10 comentarios:

Anónimo dijo...

No tiene nada que ver pero por casualidad no tenes el "indice ugis" actualizado mes a mes desde el 2016 para subir ? habia un blog que lo ponia -ugisindex- pero no actualizaron mas

Fernando Matias Del Valle dijo...

Una suerte leerte de nuevo! Pensé que estarías escribiendo un libro (decime que estoy en lo cierto) y por eso no subías más post.

Largus dijo...

Buenas, tanto tiempo.
La rentabilidad calculada así mentalmente y al voleo, del ejemplo de vender una casita en almagro, sería de 6% anual (corríjanme si alguien hizo mejores cuentas). En la cuentita hay que meter también el riesgo que no se ocupe inmediatamente alguno de los deptos y que no surja ningún problema financiero con la desarrolladora del inmueble; y algo más: los impuestos. Todos ítems que van a bajar la rentabilidad. Hay inversiones con mejor retorno.
Suscribo plenamente a las afirmaciones sobre la zona de confort de cada uno. Peeeero: en cuanto a que hacer con 500usd, que no sea un plazo fijo o fondo de inversión, bueno ahí hay que ser creativo, o sea.... salir de la zona de confort!! con un poco más de riesgo tiro dos: comprar un castillo inflable ($10000) y alquilarlo (lo hicimos con un amigo) y hacer cerveza casera con un equipito recontra-base ($20000). En la última realmente la única rentabilidad que tengo es tomar mi propia cerveza y que los demás me la compren y me alaben por ello, no quiero hacer el cálculo de cuanto gasto ahí (buéh, tampoco es mucho, digamos $500 al mes con 20hs de laburo) pero bueno... es un gustito que me doy. Saludos.

Lea Tex dijo...

Buen post. Antes de opinar sobre el contenido del mismo, una observación/sugerencia. TLDR: too long, didn't read. Es una expresión muy común usada en Internet por los lectores de foros y blogs.
Escribís mucho, la gente no lo lee todo, hay estadísticas sobre esto, basadas en el tiempo de lectura promedio de una nota, en la velocidad del scroll que hace la gente en la página, etc. Acordate que estamos en "esta sociedad carcomida por el corto plazo instagramero". "¿Todo esto tengo que leer? ¿No hay un resumen?".
Tampoco sirven cosas como "saltee este párrafo". La gente igual lo va a leer, nadie lo va a saltear por más aviso que haya.

En concreto sobre el contenido, me gustó, es muy cierto todo. Matemáticamente hablando es genial, peeeeerooooo... el común de la gente, como bien aclaraste, elige la tranquilidad. Nadie piensa en que está dejando 30 lucas arriba de la mesa, sino en que está ganando una felicidad y tranquilidad que no puede comprar con 30 lucas.
Si alguien llevara adelante este plan de construir un edificio y vivir de rentas, ¿sabés qué haría? Se compraría otro terreno en un lugar mucho más tranquilo, y seguiría eligiendo vivir en una casa sin vecinos, sin impuestos a la propiedad horizontal, sin administradores, encargados, SUTERH, obleas municipales, libros legales, expensas, inmobiliarias, etc.

Anónimo dijo...

Muy bueno como siempre estimado. Esperamos ver posts suyos más frecuentemente!
Salduos!

Dante Zetta dijo...

@Leatex, el comun de la gente no elige: sufre su tranquilidad. Porque la opción de capitalizarse, en verdad no es advertida. Grande, CERDO.

German dijo...

Me gusta leerte, espero ansioso el próximo artículo!!

Jimena dijo...

Lamentablemente, la mayoría de la población del país es ignorante sobre temas de finanzas, no me sorprende que se confunda inversión con gasto, por muy obvia que a muchos pueda parecernos la diferencia.

TITO FORNALONGA dijo...

te había leído alguna vez...y hoy te reencontre...me hacés reir al leer tus verdades.
y cerdo capitalista es una frase de una cancion de un grupo punk de baires llamado Gatos Sucios. La cancion es Hippie Jimmy

Anónimo dijo...

Qué bueno que vuelvas a postear!!!
Qué malo que soy el que tiene, exactamente, la "casita" del ejemplo (también en Almagro) pero en un PH: no puedo construir el edificio :(
Muchas gracias por compartir esto. Un abrazo.