El Cerdo Capitalista es el blog personal de Santiago Magnin, online desde Marzo del '08.

Ver todos los posts del cerdo Mi laburo

¡Buscá un post!

10 genialidades copantes que respondería Taleb

Seremos antifrágiles a una fuente dada de volatilidad si las ganancias potenciales superan a las posibles pérdidas (y viceversa). Si algo es frágil, la amenaza de que se rompa implica que todo lo que hagamos para mejorarlo o hacerlo “eficiente” será inútil si antes no reducimos el riesgo de rotura.

1.- ¿Cómo podemos innovar?

Para empezar, debemos meternos en algún aprieto serio, pero no irreparable. La innovación y la sofisticación surgen de una situación inicial de necesidad a la que se responde con algo que va mucho más allá de satisfacer esa necesidad (por ejemplo, pueden ser efectos no buscados de un invento o de un intento de inventar algo). “La sofisticación nace del hambre” (artificia docuit fames). Ídem: “El hambre agudiza el ingenio.” Lo que innova es el exceso de energía que se libera al sobre reaccionar a un contratiempo.
Los “modernos” intentan innovar partiendo de una situación e comodidad, seguridad y previsibilidad en lugar de aceptar la noción de que la inventiva surge de la necesidad.

2.- ¿Cómo sacar lo mejor de los mejores?

La ausencia de retos perjudica a los mejores:
  • Los mejores caballos pierden cuando compiten con otros más lentos y ganan con rivales a su altura.
  • Muchos rinden más en cálculo avanzado que en cálculo básico.

3.- ¿Qué dice nuestra forma de vestir?

Con pocas excepciones, quienes visten de forma extravagante tienen una reputación robusta o incluso antifrágil; en cambio, quienes van bien afeitados y llevan traje y corbata hasta en la playa son frágiles a la información sobre ellos:
  • El artista es antifrágil. Nada que pueda hacer un escritor y que salga en la primera plana de las revistas podrá ser perjudicial para su libro. Prácticamente ningún escándalo puede dañar a un artista.
  • Alguien que gane poco más del salario mínimo, por ejemplo, un obrero de la construcción o un taxista, no depende demasiado de su reputación y es libre de tener sus propias opiniones. Son robustos.
  • Un mando intermedio de un banco con una hipoteca sería extremadamente frágil. En realidad sería totalmente prisionero del sistema de valores, que lo invitaría a ser corrupto hasta la médula por su adicción a las vacaciones anuales en Barbados. Lo mismo cabe decir de un funcionario de Washington.

4.- ¿Estaría bueno poder predecir el futuro?

Si pudiera predecir exactamente cómo me va a ir el día, me sentiría un poco muerto. La aleatoriedad es necesaria para la verdadera vida. En el hábitat ancestral, los seres humanos nos veíamos impulsados por estímulos naturales (miedo, hambre, deseo) que hacían que nos ejercitáramos y nos adaptáramos a nuestro entorno. En la vida ancestral, toda la vida se regía por estímulos aleatorios y no había nada, fuera bueno o malo, que se pareciera a un trabajo. Era una vida peligrosa, sí; pero aburrida, nunca. Es verdad que la vida de entonces podía ser “breve y brutal” pero utilizar los aspectos desagradables de aquella vida como el precio a pagar si evitamos las torturas modernas es un grave error lógico. No hay razón para no desear las ventajas de las dos formas de vivir.

5.- ¿La fragilidad de una unidad hace más frágil al sistema?

En un sistema, el sacrificio de algunas unidades suele ser necesario para el bienestar de otras unidades o del todo. La fragilidad de cada empresa nueva es necesaria para que la economía sea antifrágil. Lo que hace, entre otras cosas, que el espíritu emprendedor pueda funcionar es la fragilidad de los emprendedores como individuos y su índice de fracasos necesariamente elevado.
  • Si cada restaurante fuera robusto como unidad, y por lo tanto inmortal, el negocio global se habría estancado o debilitado y lo mejor que serviría sería un menú de bar, y con ello quiero decir un menú de bar al estilo soviético. Además, sufriría los efectos de carestías sistémicas y, de vez en cuando, se caería en una crisis total y tendría que ser rescatado por el gobierno. La calidad, la estabilidad y la fiabilidad de los restaurantes se deben a su propia fragilidad individual.

El aspecto más interesante de la evolución es que solo actúa gracias a su anti fragilidad. Le encantan los estresores, el azar, la incertidumbre y el desorden, y si bien los organismos individuales son relativamente frágiles, el patrimonio genético se beneficia de las crisis para mejorar su capacidad de adaptación.

Si cada accidente aéreo reduce la probabilidad de que ocurra el siguiente, cada vez que quiebra un banco la probabilidad de que quiebre otro aumenta. Debemos eliminar esta segunda clase de error en nuestra construcción de un sistema socioeconómico ideal.

Mi caracterización de un perdedor es la de alguien que después de cometer un error no reflexiona sobre él, no lo aprovecha, se siente avergonzado, se pone a la defensiva en lugar de enriquecerse con esta información nueva y trata de explicar por qué ha cometido el error en lugar de seguir adelante. Las personas así suelen creerse “víctimas” de un complot, de un jefe horrible o del mal tiempo.

Los intentos de eliminar el ciclo comercial conducen a la madre de todas las fragilidades. Del mismo modo que un poco de fuego aquí y allá elimina el material inflamable de un bosque, un poco de daño aquí y allá en una economía elimina las empresas vulnerables con antelación suficiente para dejar que caigan pronto (y para que puedan volver a empezar) y minimizar el perjuicio a largo plazo para el sistema.

6.- ¿Tu profesión es frágil o antifrágil?

La modernidad hace que Extremistán aumente. Los efectos de “el que gana se lo lleva todo” van a peor: el éxito de un escritor, de una empresa, una idea, un músico o un deportista o es planetario o no es nada. Esto empeora la previsibilidad porque casi toda la vida socioeconómica de hoy está dominada por Cisnes Negros. Es como si nuestra sofisticación nos situara siempre por delante de nosotros mismos creando cosas que cada vez somos menos capaces de entender.

Nada que pueda hacer como escritor y que salga en la primera plana de las revistas podrá ser perjudicial para mi libro. Prácticamente ningún escándalo puede dañar a un escritor. Los artistas son antifrágiles.

Alguien que gana poco más del salario mínimo, por ejemplo, un obrero de la construcción o un taxista, no depende demasiado de su reputación y es libre de tener sus propias opiniones. Es robusto.

Por otro lado, un ejecutivo de nivel medio de alguna multinacional que cotiza en bolsa, de esos que nunca se la juegan vistiendo de manera informal y que siempre van con traje y corbata, es una víctima total de la antifragilidad de la información. Un mando medio de un banco con una hipoteca es extremadamente frágil.

Con pocas excepciones, quienes visten de forma extravagante tienen una reputación robusta o incluso antifrágil; en cambio, quienes van bien afeitados y llevan traje y corbata hasta en la plata son frágiles a la información sobre ellos.

7.- ¿Por qué le va bien a Dinamarca o a Suiza?

¿Cómo puede ser que Dinamarca, uno de los países más felices del mundo (suponiendo que la felicidad sea mensurable y deseable), tenga un Estado tan grande que roza lo monstruoso? Es un caso similar al de Suiza. El Estado existe como recaudador de impuestos, pero lo recaudado lo gastan los municipios por y para los municipios, como por ejemplo destinando fondos a formación profesional en función de lo que cada municipio considere necesario para responder a la demanda de trabajadores por parte del sector privado. Las elites económicas tienen más libertad que en la mayoría de las otras democracias, algo muy diferente del estatismo que parece adivinarse desde el exterior.

8.- ¿Cómo hacer para que la gente arriesgue más?

Hay datos empíricos de sobra que señalan que ofrecer a alguien una previsión numérica al azar hace que esa persona se arriesgue más aunque sepa que la previsión es aleatoria.

9.- ¿En qué empresas invertir?

Nunca pidas su opinión, su pronóstico, ni su recomendación a nadie. Pregúntale simplemente qué tiene (o no tiene) en su cartera de activos.

Creo que obligar a los investigadores a comerse lo que cocinan siempre que sea posible solucionaría un grave problema en ciencia. ¿El investigador científico que tiene ideas aplicables al mundo real utiliza sus propias ideas en su vida cotidiana? Si lo hace, tómenlo en serio. Si no, ignórenlo.

Warren Buffet intenta invertir en negocios que sean “tan buenos que hasta los pueda dirigir un idiota; porque, tarde o temprano, alguno lo hará.”

10.- ¿Por qué vivimos cada vez más?

Hay que recurrir a las técnicas médicas cuando la recompensa en términos de salud sea muy grande (Ej: salvar una vida) y sobrepase a todas luces su potencial daño. Lo mismo sucede con la intervención de los gobiernos. En situaciones en las que los beneficios de un medicamente, un procedimiento o un cambio nutricional o de estilo de vida parecen pequeños (Ej: aquellos dirigidos simplemente a obtener un mayor confort), nos enfrentamos a un “problema del tonto”. Al igual que sucede cuando tratamos de considerar si un vaso está medio lleno o medio vacío, hay situaciones en las que nos centramos en la ausencia de pruebas y otras en las que atendemos más a las pruebas mismas. En algunos casos, podemos ser confirmatorios, pero no en otros: dependerá de los riesgos. Ej: En el tabaco, que, en un pasado no muy remoto, se consideraba que proporcionaba pequeñas ganancias en placer e incluso en salud. Transcurrieron décadas antes de que su efecto perjudicial se hiciera visible. Pero si alguien hubiera cuestionado las bondades del tabaco, se habría encontrado con esa ingenua reacción típica del falso experto: “¿tiene usted pruebas de que sea dañino?”.

Lo que hace la madre naturaleza es riguroso hasta que se demuestre lo contrario; lo que hacen los seres humanos y la ciencia es defectuoso hasta que se demuestra que no lo es.

Si de verdad queremos centrarnos en lo estadísticamente significativo, nada hay en este planeta más próximo a la significación estadística que la naturaleza, tanto por el dilatadísimo historial de esta como por la obvia significación estadística que le proporciona su gigantesca experiencia (es decir, por el hecho de que haya logrado sobrevivir a tantos y tantos sucesos de Cisne Negro).

La esperanza de vida se ha incrementado debido a la combinación de numerosos factores: la higienización, la penicilina, el descenso de la criminalidad, la cirugía (cuando se dedica a salvar vidas) y la labor de algunos profesionales de la medicina que intervienen en situaciones que comportan grave riesgo para la vida de las personas. Comete un serio error quien del hecho de que vivamos más gracias a la medicina infiere que todos los tratamientos médicos contribuyen a que vivamos más tiempo.



Otro error típico de quien se deja engañar por el azar es pensar que, como al esperanza de vida al nacer solía estar en torno a los 30 años hasta el siglo pasado, las personas vivían solamente 30 años. La esperanza de vida a los 20 años de edad se incrementó solo desde 43 años adicionales (en 1900), hasta los 51 de 1950 y los 58 de 2002.