EL CERDO CAPITALISTA es el blog de un Santiago de Balvanera (Buenos Aires). De derecha en lo económico y de izquierda en lo social, aquí online desde marzo del 2008. Luchando contra la gilada y tratando de educar financieramente a las clases medias.

Ver todos los posts del cerdo Si es fácil, no es negocio

¡Buscá un post!

La vida es demasiado corta para el trabajo equivocado

Hace tiempo que tengo archivadas estas imágenes en mi PC y ahora tengo oportunidad de compartirlas con el mundo (?). He aquí una campaña de publicidad gráfica de una Agencia de Trabajo europea que en lugares no tradicionales publicitó bajo el lema de "Life's too short for the wrong job". A pesar de ser un extremo que raya en lo gracioso, no es tan distante de algunos puestos de trabajo que todos conocemos.





Espero que estas imágenes ayuden en desarrollar en ustedes, aunque sea la duda, de si la empleabilidad es lo que buscan para sus vidas.

¿Por qué no hay emprendedores en Ciencias Económicas?

Como estudiante de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, me sorprende que NADIE en dicho ambiente académico este interesado en el emprendedorismo. Es casi imposible cruzarse con estudiantes que planeen (o, aunque sea, sueñen) un futuro autónomo.

Recién hace dos años se inauguró la primer cátedra sobre “entrepreneurship” en esta casa de estudios y tan sólo convoca a 80 estudiantes por cuatrimestre (cifra mentirosa ya que muchos se anotan “para robar una optativa”).

Lo más triste de la situación es que el 100% de las materias restantes ofrecen una educación para formarnos como recursos empleables, y no como agentes empleadores.

Es indignante cursar una y otra vez con profesores que abordan temas netamente empresariales (¡es una facultad de ciencias económicas!) y ni siquiera plantean la posibilidad de analizar el tema “del otro lado del charco” (del lado del empresario).


Si consideramos que la “élite intelectual” del país está en las universidades: ¿Quién mejor para hacerse cargo de las empresas del futuro que este sector social?

Lo más increíble es que se supone que quien estudia ciencias económicas tiene cierta fascinación por el dinero. ¡Pero ni siquiera eso motiva a los estudiantes a mirar las cosas desde otra perspectiva! Si me dicen que en Ingeniería, Filosofía y Letras, Medicina o Psicología hay un muy bajo índice de emprendedorismo me llamaría la atención, ¡pero no tanto como en esta facultad! ¿Cómo puede ser que de más de cuarenta mil estudiantes que tiene este establecimiento ni siquiera el 1% está interesado en el “arte de crear organizaciones”?

Bueno… En este país parece que a nadie le interesa la cuestión y la relación educación-nivel de vida sigue un modelo que trataré de sintetizar lo mejor posible en las siguientes líneas… Otro día en otro post miraremos “la vida misma” del otro lado (el de los cerdos capitalistas).

Se supone que debemos formarnos en cuatro etapas “necesarias” dado el nivel de avance social actual:

  1. Primario: Siete años
  2. Secundario: Cinco años
  3. Universitario: Seis años (¡con suerte!)
  4. Post-grado: Dos años
Obviamente esto depende de donde haga uno el primario y el secundario (CABA, GBA o Interior del país); y cuanto esté dispuesto a pagar por la educación universitaria (todos sabemos que se puede afanar un título respetable en una privada en muy poco tiempo).

Pero sin entrar en análisis exhaustivos de situaciones particulares, podemos afirmar que si uno quiere ser alguien en la vida deberá estudiar nada más y nada menos que la friolera cifra de ¡¡¡veinte años!!!

Y siguiendo el modelo reinante de “formación para el trabajo”, al terminar los estudios y haber trabajado por cinco años (¡menos experiencia es inaceptable en un profesional!), uno estaría en condiciones (al cumplir los 26 años) de trabajar en una buena posición jerárquica con acceso a ciertos privilegios.

Pero… ¿Qué gana uno con todo esto? Depende la empresa donde uno ejerza su “magia”:

  • En una pyme, un gerente de Producción gana entre $3.500 y $4.500, mientras que uno de RRHH se lleva entre $2.000 y 3.000. El gerente comercial obtiene entre $4.000 y $5.000, mientras que el Administrativo se lleva entre $3.000 y $4.000 y el de Ingeniería, $3.000 y $4.000.
  • En una empresa nacional el sueldo de un gerente de producción va de los $5.000 a los $7000, uno de RRHH cobra entre $4.300 y $5.500, mientras que uno de Sistemas está entre $3.500 y $5.000. El gerente de finanzas gana entre $4.000 y $6.000, el Comercial $5.000/$7.000, un gerente administrativo $4.500/$6.000 y uno de Ingeniería entre $4.000 y $6.000.
  • En las empresas de primera línea o multinacionales los sueldos son mayores. Un gerente de producción gana entre $8.000 y $11.000, uno de RRHH va de $5.000 a $7.500, uno de Sistemas de $5.000 a $7.500 y el de finanzas de $6.000 a $8.000. Los gerentes comerciales cobran entre $11.000 y 15.000, los administrativos de $5.000 a $7.000 y los de Ingeniería entre $8.000 y $11.000.
Ver fuente AQUÍ

Como habrán notado, para el ejemplo, no consideré que un recién graduado (de 5 míseros años de experiencia laboral) no suele ser tomado en cuenta para puestos gerenciales (ni siquiera en pequeñas empresas) dado que “habrá estudiado mucho pero este pibe no sabe nada de la vida”.

En consecuencia, de este lado de la historia, si uno se destaca y llega a gerente, terminará ganando un promedio de $3.500 en una PyME, $5.200 en una gran empresa nacional u $8.000 en una multinacional.

¿Y esto para que nos alcanza?

  • Si es gerente en una PyME podrá satisfacer sus necesidades básicas, alquilar un departamento en Caballito y mandar a sus hijos al colegio privado más barato de la zona. ¡Ni piense en comprar su propio inmueble! ¿Qué banco en su sano juicio le va a dar un préstamo de (por lo menos) $ 150.000 a un empleado que no llega a los $ 4.000 de ingreso mensual? ¡Confórmese con brindarle un “futuro mejor” a sus hijos! Ah! Y no se exceda llevando su Fiat Uno al trabajo porque el estacionamiento en el centro está $10 la hora.
  • Si es gerente en una gran empresa nacional no sólo podrá satisfacer sus necesidades básicas, sino que podrá ¡irse de vacaciones! y darse algún que otro gusto. Gracias a su considerable sueldo que supera los cinco mil pesos los bancos estarán dispuestos a darle un préstamo de u$s 40.000 a 20 años (siempre y cuando ya tenga ahorrados u$s 15.000) lo que le permitirá obtener un hermoso tres ambientes (en una zona no muy linda obvio... un tres ambientes en Caballito, Recoleta, Palermo o Belgrano no baja de los u$s 70.000 así que ¡ni lo sueñe!). Ah! Y si quiere mandar a sus hijos a un colegio y/o universidad privada empiece a ahorrar con tiempo porque no le será fácil.
  • ¡Pero no se deprima tanto! Si su capacidad es destacable y adquiere uno de los menos de mil puestos gerenciales en multinacionales, usted estará ganando casi casi cinco cifras. Con este “sueldazo” usted podrá comprarse un auto grande para toda la familia y un lindo cuatro ambientes en una “zona segura” (hipoteca de por medio; ¡ni sueñe con ahorrar en este país! ¡siempre los cagan a los ahorristas!). Sus hijos podrán ir a un colegio donde (aunque sea) no se los eduque en el arte de la delincuencia y, con algo de suerte, podrá colgar un pintoresco plasma de 32 pulgadas en la sala de su living. Ah! Su vida parecerá color de rosas, pero ni sueñe con irse de vacaciones a Europa con su familia que el euro está a cinco pesos y su sueldo mensual no llega a los dos mil euros.


Entonces… ¿Por qué la ferviente desesperación de los estudiantes por esforzarse para ser mejores como empleados y no como empleadores? ¿Los mueve la seguridad hacia los empleos y el miedo los aleja del emprendedorismo? ¿La “gente común” no tiene un espíritu creador que necesite reinventarse todo el tiempo? ¿Los estudiantes en realidad son lo suficientemente perezosos como para no involucrarse en nada que salga de lo “común”? ¿Pensarán que invertir es riesgoso y no hay peor época para hacerlo que en la juventud (cuando la mayoría no tiene obligaciones con nadie más que con uno mismo)? ¿Serán defensores de la teoría que sustenta que la gente con plata tiene más problemas financieros que quienes viven en la gloriosa clase media? ¿Pensarán que la autorrealización llega más fácil de la mano de un empleo que de la de una idea innovadora implementada en un plan de negocios? O simplemente… ¿considerarán que todo empresario es un asqueroso cerdo capitalista?