EL CERDO CAPITALISTA es el blog de un Santiago de Balvanera (Buenos Aires). De derecha en lo económico y de izquierda en lo social, aquí online desde marzo del 2008. Luchando contra la gilada y tratando de educar financieramente a las clases medias.

Ver todos los posts del cerdo Si es fácil, no es negocio

¡Buscá un post!

¿Te parece justo que un emprendedor garpe 74% de impuestos?

Argentina está llena de impuestos distorsivos desincentivizadores de la bancarización y la formalización. Me cago de risa cuando veo a los directivos del Banco Central fomentando el no uso de efectivo.

Es ridículo que comparemos nuestra “presión tributaria” (recaudación sobre PBI) con el primermundista 50% danés o con el 40 y tanto francés. ¿Por qué no tiene sentido la comparación? Porque acá la economía en grone es gigantesca y el peso impositivo real para el gil respetuoso de la ley, como uno, supera ampliamente el nivel del primero de los primeros mundos. Pongamos un ejemplo haciendo simples cuentas de almacenero:


Imaginemos a un corredor inmobiliario independiente con un único empleado, que vende su tiempo (su servicio) al 70% de margen bruto. ¡Qué gallina de huevos de oro el 70% de margen!, ¿no?


Veamos:

Inversión Mensual: El tipo invierte 20 lucas en el sueldo neto de su asistente y 40 lucas mensuales en todo lo demás: alquiler de su humilde oficinita, más sistema de gestión, más publicaciones en portales inmobiliarios (Ej: Zonaprop), más fotos y planos, más informes de dominio e inhibición, más publicidad en diarios, más folletería, más matrículas obligatorias, más marketing online, más seguro profesional y de cartelería, etc. ¿En resumen? 40 lucas mensuales bien “gastadas”.

Facturación: El tipo cobra, en una única comisión/venta mensual, 200 lucas. El cliente, al pagarle, cree que este corredor inmobiliario está enriqueciéndose rápidamente; al ver que en una sola transacción se lleva “a su casa” semejante cantidad de dinero.

Impuestos/robos: El corredor inmobiliario del ejemplo paga $ 33.315 de Ganancias, $ 26.793 de IVA ($ 33.735 de débito fiscal menos $ 6.942 de crédito fiscal), $ 5.622 de Ingresos Brutos y $ 2.400 de Impuesto al cheque ($ 1200 por recibir las 200 lucas en el Banco y $ 1200 por sacarlas o mandársela a proveedores). Todo esto sin contar recaudaciones falopa municipales o provinciales inclasificables (y de dificilísimo cálculo) tipo SIRCREB.

Conclusión: La ganancia bruta (antes de impuestos) de $ 140.000 mensuales (70%) se transformó en una ganancia neta (después de impuestos) de $ 61.870 (30,9%). Es decir, en este negocio, el Estado se llevó más de 78 lucas (56% de la renta bruta) y el empresario 62 (44% de la renta bruta, ¡antes de impuestos personales!*).

He aquí resumen de las cuentas de almacenero:


¿Cómo se calculó? 35% de Ganancias, 21% de IVA, 3,5% de IIBB (que se cobra mil veces sobre un mismo producto, ridículo), 0,6% por dos (o más) de Impuesto al cheque y ~50% de robo sobre el salario (jubilación, obra social y sindicato).

¡Ah! Y eso que fui generoso al proponer imaginarnos a un profesional vendiendo su tiempo al 70% de margen bruto… porque, si lo hubiésemos imaginado operando al 40% de margen, al pobre paparulo le quedarían $ 10.441 netos de cada $ 100.000 facturados, quedándose él con tan sólo el 26,1% de su renta mientras que el Estado embolsaría el 73,9%. ¡Lo más triste es que el ejemplo de las 100 lucas facturadas al 40% de margen bruto EXISTE!

Los emprendedores incipientes creen tener un “negoción” al ver algo donde pueden “duplicar la guita” (50% de margen bruto) y el monotributo 2018 tiene tope en $ 74.670/mes de facturación nomás.

El gasto público alcanzó en 2016 al 48% del PBI (lo producido). Si aproximadamente un tercio de la economía es informal, el que banca el gasto público lo banca con el 73% de su producción (justamente, algo parecido al 74-26 del estado-empresario que veíamos en el inmobiliario que facturaba 100 luquitas mensuales).

* Habiendo producido 140 luquitas de renta y habiéndose llevado sólo el 44% a su casa, el corredor inmobiliario, al gastar el dinero ganado, volverá a garpar otra bataola de impuestos. Cuando se use lo comprado (inmueble, auto, servicios), se volverán a garpar impuestos. Cuando se ahorre un puchito de lo ganado, también se pagará, en este caso, 1,5% de Bienes Personales. ¿Ejemplos? Depende la jurisdicción. En CABA, disfrutamos, por ejemplo, del Impuesto Inmobiliario/ABL, Patentes y/o Sellos de la famosa AGIP. Para alguien de clase media, estos tributos alcanzan muy fácilmente las tres luquitas mensuales (grosso modo, $ 1000 de ABL, $ 1000 de Patentes y $ 1000 de Sellos). ¿No te cierran los mil de Sellos? Si uno compra cuatro propiedades (2amb, 3amb, 4amb con dependencia y, de nuevo, 2amb) a lo largo de su vida laboral de 45 años, por un total de USD 750.000 (o 15 palos pesos), uno garpará un promedio de $ 12.000 al año de Sellos (y esto sólo por compraventas inmobiliarias, cuando el impuesto también grava alquileres, transacciones de autos y otros contratos onerosos).

La economía en grone no es necesariamente un monstruo: genera, indudablemente, trabajo y riqueza. Sus empresarios no debieran verse simplemente como delincuentes evasores, sino como valientes patriotas que se arriesgan a ir presos por el progreso del país. ¿Es injusto que NO se apliquen las mismas reglas de juego para todos? Sí. Hay que “level the playing field” (nivelar el campo de juego) como dicen los yanquis. ¿La solución es meterle, por ejemplo, 73,9% de presión fiscal a la economía en negro? ¡¡¡No!!!

El peso de los impuestos, sobre una empresa legal, es el más alto de la historia. El que se maneja todo efeté es un héroe. Basta de choreo y a oír el grito sagrado queridos argentos: ¡libertad!, ¡libertad!, ¡libertad!

PD: Ni hablar que se dedican millones de horas anuales a tareas administrativas sin agregado de valor real relacionadas a la liquidación de impuestos (encima, hechas, por personas capacitadas y más que aptas para tareas de muchisísimo agregado de valor).

PD2: ¿No te conmovió el ejemplo del corredor inmobiliario porque detestás a todas las inmobiliarias? Reemplazalo por una maestra particular que da clases autónomamente y, ahora sí, ponete a llorar frente a la injusticia. Más que “el trabajo no es ganancia”, el trabajador no debiera mantener a ningún parásito de forma OBLIGATORIA con su sangre, sudor y lágrimas (yo elijo mantener a hijos de padres improductivos para poder soñar con un mañana sin adultos improductivos; pero detesto que se obligue a todos a elegir lo mismo… ejemplo más bajado a la lleca: ¿por qué el Estado ha de obligar a los consorcios a tener sí o sí encargado del edificio? ¡dejemos elegir a la gente por Dios y la virgen carajo!). Que reviente la gilada intervencionista. ¡Abran los ojos por dio’!

7 comentarios:

Lea Tex dijo...

Impecable cerdo!! Muy buen post.

Lucas 6 dijo...

Muy ilustrativo.
Que asco vivir en un país dónde uno esté obligado a infringir la ley para emprender.
Cómo dijiste, te arriesgas a perder todos tus ahorros e incluso ir preso, en una actividad que genera empleo y riqueza para muchos. Después si formalizas te queda entre un 30% y un 40% del margen de ganancia, y después todo impuesto personal (inmuebles y vehiculos propios, tasas municipales, 21% de IVA!).
A lo largo de todo te queda cerca de un cuarto de lo que realmente generaste, que de por si ya suele ser poco, debido a la baja competitividad del país y al bajo poder adquisitivo (debido al proteccionismo indiscriminado)

Anónimo dijo...

No banco la economía en negro. Argentina con pensamientos así sigue siendo el mismo país bananero de siempre. Siempre el gil que quiere ver qué tan larga la tiene para garcar al otro. Que país del re orto.

elnelson dijo...

En muchos lugares de la Argentina la economía en negro es simplemente la forma de subsistir. Muchos comercios minoristas (hablo de lo que veo en el conurbano pero me suena que sucede lo mismo en Roque Saenz Peña en Chaco y en Quimilí en Santiago del Estero y en miles de lugares más) Evaden impuestos, sí, pero no veo que se llenen de dinero por ello. Incluso ofrecen algún tipo de "contención social", por ejemplo, con el fiado. Lo veo patente en la almacenera a la que le compramos a veces el almuerzo por donde trabajo. Con lo que gana apenas le da el cuero para mandar a los hijos a un colegio privado que medio pelo para abajo, apenas para capitalizarce muuy lentamente en el mejor de los casos, ¿y la vas a matar por evadir algunos impuestos?
Por otro lado me parece un doble discurso estar por ejemplo a favor de Uber, que hasta donde se no paga impuestos y entonces es competencia desleal con los taxis: ¿Por que no le devuelve la ciudad el dinero que el tachero pagó por su licencia para operar, por su carnet profesional y su monotributo? ¿No es similar al problema de los manteros con los comercios, competencia desleal porque unos pagan impuestos y otros no? No estoy en contra ni de Uber ni de los manteros, al contrario, que estén y que les bajen los impuestos a los demás.

ing. Hordij Jimenez dijo...

La ciudad no tiene nada que devolverle a los tacheros ya que la licencia no tiene costo. Es mas, los que "compran" una licencia están haciendo algo ilegal, ya que la misma es a título personal y no se puede vender. También son ilegales las flotas de taxis y fraguan contratos de "administración" con los supuestos titulares de las licencias cuando en realidad son asalariados ilegales a los que les cobran un "alquiler" por el uso del auto, que también es ilegal. En resumen, los taxis son en general igual o mas ilegales y evasores que UBER, excepto una minúscula parte que son choferes propietarios de su unidad (aunque siempre son monotributistas y por el monto que facturan deberían ser responsables inscriptos sin duda)

mmmm dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mmmm dijo...

tu análisis no solo es correcto sino que te quedas corto porque en todo lo que ese inmobiliario gaste sus ganancias también estara lleno de impuestos, si haces la cuenta neurótica hasta el final te da mas del 90% que va derecho al estado
siempre vas a encontrar un gil que piensa que el que trabaja en negro es un trucho, apuesto plata a que ese tipo no es un empresario que genera trabajo, es un empleado al que un empresario le da trabajo