El Cerdo Capitalista es el blog personal de Santiago Magnin, online desde Marzo del '08.

Ver todos los posts del cerdo Mi laburo

¡Buscá un post!

Todos somos enfermos mentales...

…pero tranqui: tenemos tan poquito de cada enfermedad mental, que podemos actuar “normalmente” en sociedad. Desde no poder poner el volumen de la TV en 13 (10, 15 o ¡nada!), hasta no poder acostarse a dormir si no está hecha la cama, todos tenemos peculiaridades y generalidades que nos hacen enfermitos. Una de esas generalidades que nos hace irracionales, impulsivos y medio pavotes es el hecho de que no podemos relacionarnos bien con la guita (ninguno de nosotros, por más racionales que nos creamos).

Tres ejemplos y ahondamos en cómo estoy logrando mi objetivo anual de ahorrar más que el país más ahorrador del mundo (Qatar, 62%)…

1.- La plata es un concepto muy abstracto para nuestras cabecitas irracionales. Nos pone mucho más felices recibir, de regalo, un libro que nos gusta de $ 150 que recibir $ 300 en efectivo (cuando, en realidad, debiéramos sentirnos más felices con lo segundo si nuestro esfuerzo de cambiar 300pe por dos libros vale menos que 150pe).




2.- No somos buenos pensando en el costo de oportunidad del dinero (ni de nuestro tiempo, representado en dinero). Si vamos a comprar un auto 0km por $ 100.000 y nos ofrecen, como oferta por única vez, agregarle el levantavidrios automático al 50% del precio de lista ($ 5.000 en vez de $ 10.000), nos parece una ganga que no podemos desaprovechar.

Ante una situación así, la mayoría de nosotros hace dos cosas: Primero, quedamos anclados en los 10k y que nos digan después que hay 50% de descuento nos parece espectacular. Nos hace creer que somos muy buenos compradores. Segundo, comparamos consciente o inconscientemente los 5k con los 100k y nos decimos: “Es sólo 5% más, dale para adelante campeón. Con lo que trabajás, ¡te lo merecés más que nadie!”.

La primer minoría (o la segunda mayoría), piensa en términos de costo de oportunidad en el mismo rubro y en el mismo producto: autos y levantavidrios automáticos. Este grupo analiza, racionalmente y en detalle, si el precio de $ 5.000 es un “precio justo” para lo que está por comprar. Estos humanos se fijan cuánto está el levantavidrios en Ford, Fiat, Renault y Volkswagen. Recién después, deciden.

La minoría minoría (muy poquitos) analiza el asunto más racionalmente cruzando a esos $ 5.000 con una estimación subjetiva de “disfrute” de esa diferencia en el auto versus horas trabajadas para conseguir esos $ 5.000 versus otros productos de otras categorías (leches largavida, postrecitos Jimmy para los chicos, días de vacaciones extra, etc, etc.). Como diría Yoda, a estar en esta minoría esperar debiéramos. Es jodido (y hasta agotador) pensar en estos términos ante cada mínima decisión, pero, aunque sea, nos conviene pensar en el dinero de forma concreta comparándolo cross-producto y cross-ingreso ante decisiones importantes (por ejemplo, que representan más de una semana entera de laburo).




3.- Consciente o inconscientemente, estamos sesgados para favorecer al lapidar nuestro dinero en el presente, hayámonos o no puesto objetivos de ahorro. Igual… ¡que no decaiga! Esto tiene una solución muy pero muy simple (siempre y cuando quieras ahorrar, dado que ahorrar por ahorrar no es necesariamente bueno): Ponernos deducciones automáticas para ahorrar apenas cobramos. ¿Ganás 10 lucas y querés ahorrar 1000pe mensuales? Decile a tu banco que, el primer día de cada mes, te saque mil pesos y te los transfiera a un plazo fijo excepto que vos digas lo contrario. El default será que ahorrarás 10% y tendrás que hacer un esfuerzo para ir en contra de ese default. Además, dispondrás de menos dinero palpable durante el mes lo que te hará creer que efectivamente ganás 9000pe y no 10k. Nos conviene sacar a esos pesitos fuera de nuestro propio control para lograr ahorrar más y gastar menos. Por más vivos que seamos o nos creamos, si dependemos de nuestro mecanismo de toma de decisiones durante el día a día, fallaremos. Si, por el contrario, nos sentamos un día a pensar (lo más racionalmente que podamos) cuánto nos conviene ahorrar (10%, 20%, 50%, etc.) y después creamos una regla que se ejecute automáticamente en el futuro, tendremos éxito.



Este glorioso tip (deducciones automáticas) es lo que me permitió, este año, ahorrar como un catarí (+62%) en pos de alcanzar mi “misión” de hacer la de Olaudah Equiano (escritor africano que compró su propia libertad en 1766).

De mis seis objetivos de este año, uno sólo es económico. Tiene dos patas pero es una única meta: Terminar el 2014 con más de USD 25.000 de patrimonio neto individual (o USD 50k de patrimonio familiar con mi novia), y con un 25% de mi ingreso mensual no-Tenaris (mi actual empleador).

Para cumplir ambas partes del objetivo, pusimos todo lo que teníamos (y un poco más) en un depto en pozo en Almagro y en un depto destruido en Balvanera. Pusimos mucha plata de arranque para Almagro y un poco de plata para Balvanera. En Almagro, nos quedó una deuda con la constructora por el 50% de la propiedad que arrancó, a principio de año, en $ 10.000 mensuales (hoy, casi 14k gracias a la inflación). En Balvanera, nos quedó una deuda hipotecaria por el 85% de la propiedad con cuotas de aproximadamente $ 4.000. Además, nos quedaron deudas con familiares ($10.500 mensuales) y un crédito personal que agarramos para completar la guita de arranque de ambos deptos.

No tengo pruritos con el tema plata… así que les cuento detalles sobre la magia…  Por mes, devolvemos un promedio de $ 32.000 con cuotas pre-establecidas que automáticamente se nos debitan de nuestras cuentas. Esto representa más del 80% de nuestro ingreso mensual y nos permitió superar nuestra meta anual: Ahorrar más que el país más ahorrador del mundo (Qatar, 62%), con un “plan automático de ahorro”.

Asimismo, lo invertido en ambos deptos ya nos generó rentas que representaron el 34% de nuestros ingresos netos del 2014.



Resumiendo…
Misión de largo plazo: Hacer la de Olaudah Equiano > Ahí vamos…
Objetivo 2014: + de USD 25k de patrimonio, y +25% de ingreso “diverso” > ¡Hecho!
Meta 2014: Ahorrar como un catarí > ¡Hecho!

2 comentarios:

Elian.Iñiguez dijo...

Buenas, soy un paracaidista en tu blog y aun mas en temas economicos.
Tengo una duda sobre cómo lo invertido en los deptos les genero ganancias porque no me queda claro. Saludos!
"Asimismo, lo invertido en ambos deptos ya nos generó rentas que representaron el 34% de nuestros ingresos netos del 2014."

Santiago A. Magnin Gómez dijo...

Hola Elian. Las ganancias de los departamentos se refieren a muchas cosas: ganancia por comprar y refaccionar (por aumento del valor de la propiedad), ganancia por renta (uno lo alquilamos) y ganancia por "costo de oportunidad" (dejamos de pagar alquiler, lo cual, aunque no lo veamos financieramente, es un ahorro económico importante). Te invito a leer un post más actual sobre el tema (uno del 2015, y no del 2014): http://elcerdocapitalista.blogspot.com.ar/2015/09/por-que-renuncie-un-laburo-de-23800-en.html

¡Te espero nuevamente en el blog amigo paracaidista! :D