El Cerdo Capitalista es el blog personal de Santiago Magnin, online desde Marzo del '08.

Ver todos los posts del cerdo Mi laburo

¡Buscá un post!

Argentinos: ¡que no se nos escape la tortuga!

Warren Buffett, el mejor inversor de la historia (que le sacó 28% anual compuesto a su guita por 64 años), dice que los puntos de inflexión en nuestras vidas son menos de los que creemos. Según el amigo Warren, la vida es una pelea donde tenemos sólo 12 golpes. Así que, si vivimos 80 años y sólo tenemos la oportunidad de dar 12 golpes, mejor que nos especialicemos en dar bien esos contados golpes (¡uno cada 6 o 7 años!).

Algo que le suelo decir a mis amigos economistas con mucha frecuencia es: “Presten atención: ¡Que no se nos escape la tortuga!”. Con esta frase pavota, intento expresar exactamente lo mismo que el amigo Warren. Tenemos 12 tiros en la 9mm, así que mejor que prestemos atención al momento en que pasa el ciervo porque, de lo contrario, nos vamos a quedar sin morfar por años. Haber dejado pasar al ciervo nos va a doler más que el hambre, y ni hablar si tiraste una bala en una pelotudez (esto se traduce en: No emprendas por emprender, ni sigas una carrera por seguirla, ni elijas una profesión por hacer algo… dedicá tiempo a ¡PENSAR!)


Las “balas” (decisiones/acciones) obvias que tenemos en nuestro cargador metafórico son:
  1. Pareja (¿casarte, convivir, “solterear”?, ¿con quién casarte o convivir?, ¿cuándo?)
  2. Hijos (¿cuántos, cuándo, con quién, dónde criarlos?)
  3. Estudio (¿qué nivel de formación alcanzar?, ¿en qué especializarse formalmente?, etc.).
+ otras nueve más personalizables de acuerdo a quién sos y qué querés hacer con tu vida, como por ejemplo:
  • ¿Pegar un volantazo en la carrera? (Ej: pasar de laburar en relación de dependencia en auditoría, a laburar autónomamente en consultoría de RRHH)
  • ¿Poner una empresa: Cuál, cuándo, cómo, con qué guita, por qué razón?
  • ¿Hacer alguna inversión fuerte en algo prometedor? (Ej: comprar con más del 100% de tu patrimonio departamentos porteños en el 2001, o invertir en bonos soberanos argentinos post-default, en el 2002)
  • ¿Comprar una casa endeudándote con una hipoteca heavy?
  • ¿Sacar un crédito que quintuplique todos tus activos para invertir en un commodity prometedor cuya valuación crees superará con creces al CFT con el que te financiaste?
  • ¿Comprar con casi todo tu patrimonio acciones de una empresa que sabés crecerá a lo guaso por los próximos cinco años? (Ej: Warren Buffett comprando acciones de Coca Cola en 1988, llegando a tener él solo el 7% de la compañía)
Creo fervientemente que el período 2015-2018 será de grandes oportunidades para los argentinos, así que últimamente uso más que nunca la frase: “¡Que no se nos escape la tortuga!” (Ej: en los 80’ había que endeudarse en moneda nacional para aprovechar el desagio del Plan Austral, en los 90’ había que ser importador, en el 2001 había que comprar propiedades, en los 2000’ había que poner empresas de fabricación nacional). Obviamente no tenemos el diario de mañana así que no sabemos para qué es buen momento ahora, pero lo que sí sabemos es que ahora ES el momento en que serán determinantes nuestras decisiones (a diferencia de otros períodos calmos donde no se mueven tanto las cosas).

Estamos entrando en un período donde las cosas se van a sacudir y, cuando se sacuden, las riquezas cambian de manos: los boludos las pierden y los vivos las obtienen. Así fue la historia de la humanidad siempre. No fueron los pobres ni los trabajadores los que heredaron la tierra sino los oportunistas (en el buen sentido de la palabra: ¡los que saben aprovechar las oportunidades!).


Hoy, Jueves 28-08-2014, el dólar oficial está $ 8.42 y el blue $ 14,38 (¡¡¡+71%!!!). Inclusive la comparación dólar tarjeta ($ 11,37) vs. dólar blue es impresionante (+27%). Hasta el año pasado, grandes empresas multinacionales (que venden fuera de la Argentina, pero producen acá) mudaban sus subsidiarias argentinas a países más baratos con recursos humanos parecidos, como México, dado lo alto que se estaba poniendo la mano de obra argentina (con salarios que subían pero una moneda que se mantenía). Esas movidas, vistas desde hoy (tan sólo un año después), parecen haber sido una tremenda pelotudez (dado el dólar oficial ya se devaluó más de 40% en un año y pinta que seguirá su tendencia para arriba sin asco, lo que achicará nuestros sueldos en dólares).

Con esta movida cambiaria, cambian también los negocios de los exportadores y de los importadores; y, con ellos, los negocios minoritas de barrio de Don José y de Doña Rosa. Después de una década de ver cada vez menos locales en alquiler en la calle, la tendencia está cambiando: Hoy volví caminando a mi casa desde el laburo y, en 25 cuadras, me crucé con más de 50 locales vacíos con cartelitos de “En Alquiler”. Muchos negocios están muriendo, pero no toda esa guita desaparece. Como dije antes, creo que está empezando un nuevo proceso (clásico en la Argentina) de cambio de manos en la riqueza nacional.

El otro día me junté con unos amigos y varios coincidieron que, en estos momentos de turbulencia, lo mejor es la calma (guardar el puchito de ahorros bajo el colchón en moneda fuerte y esperar a que pase “lo peor”). Yo creo hasta lo más profundo de mi ser en lo contrario. En estos momentos de cambio, hay que estar más atento que nunca a las oportunidades (únicas en la vida o, por lo menos, únicas por década) y agarrarlas (jugándosela toda en ese movimiento): ¡A río revuelto, ganancia de pescadores! (y, en la Argentina, en este 2014, se está empezando a revolver el río… después de una década de crecimiento espectacular)


La diversificación es para los tibios o para los bravos que están esperando su momento del tiro (ese tiro único que pueden dar una vez cada 6 o 7 años). Ningún tibio diversificador hizo guita en serio. Ni que hablar que nunca jamás en la historia existió un tibio que haya cambiado el mundo con la idea de “poner un huevo en cada canasta”.

Yo, hoy, estoy trabajando mucho en conseguir financiación a tasa fija en pesos para invertir en activos inmobiliarios en dólares. No tengo el diario de mañana, así que no tengo idea si esto es una buena idea o una tremenda pelotudez, pero este es el tiro que elegí (y ya sé que no tengo muchos así que lo pensé bastante previo a hacerlo). Con una primera inversión (financiada en un 75% por deuda) de aprox. USD 50.000 en un depto pequeño y simpaticón en Balvanera, por la última devaluación de Agosto, ya ganamos con mi novia $ 120.000 implícitos en un mes. Esto se traduce en un año y medio del sueldo (de sangre, sudor y lágrimas) de un empleado de comercio de la base de la pirámide. Locura absoluta: Un sin sentido de retorno positivo sólo posible en un país generoso como la Argentina.

Obviamente, tal como este pavote ejemplo del párrafo anterior, ha de haber otros grandes negocios muchísimo más prometedores para cualquier pelagatos de clase media que se sepa mover (pero aún no los estoy encontrando).

Voy a seguir buscando. En este período 2015-18, no se me va a escapar la tortuga.

4 comentarios:

Guillermo Gerpe dijo...

Muy buen post Santi. Coincido que el 2015-18 es un buen periodo para grandes oportunidades. Hay que estar atento y tomar buenas decisiones.

Gabriel Baez dijo...

Muchachos , La inversión a largo plazo es sin lugar a dudas en ENERGIA RENOVABLE . Esa va ser el mejor negocio a futuro . Algo que va a cambiar el mundo por completo y que va cambiar nuestra manera de pensar de forma radical ...

Gabriel Baez dijo...

ENERGÍA FOTOVOLTAICA


Todos los módulos fotovoltaicos se desarrollan y producen directamente en la empresa Kyocera, cuyo centro de fabricación de células solares se encuentra en Japón. En Europa, contamos con una planta de producción en la ciudad checa de Kadan, así como con distribuidoras en todos los principales países. Kyocera fue la primera empresa del sector en iniciar la producción en serie de células solares de silicio policristalinas, así como de incorporar la tecnología de células con 3 busbar la producción en masa. La alta exigencia de calidad que Kyocera impone a sus productos garantiza una valía y una fiabilidad máximas. Gracias a nuestro proceso de producción integrado conocemos la calidad de todos los productos intermedios, ya que fabricamos todos nuestros módulos solares en plantas de producción propias. Y que la calidad a la larga siempre compensa ya lo ha podido comprobar Kyocera en múltiples ocasiones y de forma contundente.
La excelente calidad, íntegramente controlada, el enorme coeficiente de rendimiento y la larga vida útil de los módulos solares de Kyocera, así como su posicionamiento como consorcio de renombre mundial dentro del sector de la fotovoltaica son solo algunas de las razones que demuestran la excelencia de Kyocera. Elija de entre nuestra amplia gama de productos, que incluye módulos solares desde 36 hasta 60 células, la solución que mejor se adapte a su proyecto.

Juan Ignacio Skare dijo...

Muy buen post chabón!! 11 puntos!