El Cerdo Capitalista es el blog personal de Santiago Magnin, online desde Marzo del '08.

Ver todos los posts del cerdo Mi laburo

¡Buscá un post!

Sobre castigos e inseguridad

Hace días que no veía el noticiero. Hace unos días rompí la costumbre. Me sorprendió el tiempo dedicado a un homicidio en ocasión de robo, lo que me despertó varios pensamientos:

Pensamiento Nº UNO: La probabilidad de morir en mano de delincuentes en Argentina es baja… más bien bajísima. La prensa exagera una realidad que es real pero insignificante (al lado de otras realidades) y esto nos deja con una intriga: ¿cuál es la auténtica situación de la inseguridad en la Argentina?
Para tratar de resolver esta primera intriga, recorrí un poco la web y llegué a la sorprendente conclusión de que Argentina tiene un nivel de homicidios similar a Estados Unidos (lejísimos de Venezuela, Colombia, Brasil, Ecuador y todos los países centroamericanos) con un promedio de 5 homicidios al año cada 100.000 habitantes.

Pueden curiosear un poco más al respecto aquí.

Asimismo, de la totalidad de homicidios la mayor parte reviste causas pasionales (entre amantes, esposos, familiares, hermanos, etc.). Y como si eso fuera poco, de los homicidios criminales la mayor parte es ENTRE criminales (mafiosos, “de ajuste de cuentas”, entre “socios”, etc.). Por lo tanto, la probabilidad de morir en mano de delincuentes es, aproximadamente, de ¡¡¡una en cien mil!!! al año. ¿No sería más beneficioso que los noticieros hablasen de realidades que afectan a mayor cantidad de personas? (muertes prevenibles por desnutrición, falta de acceso al sistema de salud, enfermedades comunes, muertes por accidentes de tránsito, etc.).

Como ven en la imagen de aquí arriba, en el año 2008, la ciudad de Buenos Aires era la segunda ciudad más segura (a nivel de homicidios)… ¡de toda América!


Pensamiento Nº DOS: Por otro lado, la televisión se colma de programas sobre cárceles, delincuentes y malandras varios, pintándolos como víctimas de una vida difícil que los knockeó antes de llegar a la mayoría de edad.

¿Mi conclusión? Dos pelotudeces al hilo: exagerar el fenómeno (real) de la inseguridad, pero a la vez, evitar responsabilizar a los responsables (delincuentes).

Al respecto, dos opiniones clave…

Juan Pablo Mollo“Se trate de alguien que haya sido tempranamente abandonado y que a partir de ese desamparo afectivo no pueda encontrar su lugar en la sociedad, ni en una familia, ni en la escuela; o se trate de alguien que haya nacido en una villa, en el extremo de la vulnerabilidad social, con la desigualdad a flor de piel, ninguno de ellos está eximido de la responsabilidad por sus actos. Una persona pudo haber tenido una infancia catastrófica, pero de eso no se puede deducir que carezca de responsabilidad. Tampoco es válido que se exculpe a alguien poniéndolo en el lugar de víctima, alegando que tiene que pagar el otro porque el delincuente ya sufrió mucho.
La exclusión social y económica y la desigualdad son evidentes. Pero ambas no justifican, a priori, la opción por el delito. Siempre hay una elección subjetiva. No es que por nacer en una villa se tenga que robar. No es que una persona se hace delincuente porque le cayó en la mano una navaja, y si le caía un ajedrez se hacía ajedrecista.”

Juan Pablo Mollo es psicoanalista especialista en criminología (trabajó por más de diez años con “pibes chorros”).



Jorge Rivas“Bajar la edad de imputabilidad o aumentar los policías, en ninguna parte del mundo fue una buena receta contra la inseguridad. Todos queremos vivir en sociedades más seguras, pero para ello debemos poner más energía en remover las causas que generan más inseguridad.”



Jorge Rivas es diputado nacional por el partido socialista. La noche del 13 de noviembre de 2007 fue atacado por delincuentes (que le golpearon la cabeza) cuando volvía de madrugada a su casa de Lomas de Zamora. Durante las primeras semanas su estado era crítico y muchos auguraban el peor de los desenlaces. Pero hoy está vivo. Quedó cuadripléjico. Ahora está contento y con infinidades de proyectos por delante. Un tipo groso (con quien casi no comparto ningún punto de vista sobre política o economía).



¿Cuál es mi opinión en el tema inseguridad? Me parece que el éxito va de la mano de la conjunción de políticas punitivas y políticas preventivas, siendo las punitivas un paliativo ante un mal generado por no tomar medidas preventivas 30 años antes (ambas necesarias).

Re-parafraseándolo: Educación libre, gratuita y ¡¡de calidad!! para todos los argentinos y para todos los que quieran habitar el suelo argento; así como castigos justos para cada crimen cometido. ¿Qué castigos? Perder la libertad sin 2x1 ni curros varios, con condenas que incluyan planes de productividad en las cárceles… que el preso genere mediante un trabajo digno tras las rejas el dinero necesario para solventar su “rehabilitación”… que el obrero de la construcción que vive en Ensenada, trabaja en Núñez y tiene que mantener a cinco pibes le pague, mediante el IVA al pan y a la leche, la estadía al reo en la cárcel me parece, cuando menos, aberrante.

En algún otro post divagaré sobre las bondades de la implementación de premios y castigos a todo nivel en una sociedad moderna (que busca la felicidad de sus integrantes).

No hay comentarios: